Sociedad Ambiental

Red Social Ambiental Iberoamericana

Día Mundial del Agua: “Un bien escaso en los albores del siglo XXI”

El 22 de diciembre de 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 47/193, por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, a celebrarse a partir de 1993, en conformidad con las recomendaciones de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo contenidas en el Capitulo 18 (Recursos de Agua Dulce) de la Agenda 21.

 

Se invitó entonces a los diferentes Estados a consagrar este día, en el marco del contexto nacional, a la celebración de actividades concretas como el fomento de la conciencia publica a través de la producción y difusión de documentales y la organización de conferencias, mesas redondas, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y desarrollo de los recursos hídricos así como con la puesta en práctica de las recomendaciones de la Agenda 21.

 

Bajo el lema: “El agua, fuente de vida”, que intenta generar una sensación de premura y urgencia, se lanzo así una campaña de escala mundial, con el objetivo principal de que tanto los gobiernos como los individuos, las ONG y agencias internacionales, fomentaran la toma de conciencia en lo que respecta al recurso escaso (agua).

 

Ello, habida cuenta de que de dos a tres millones de personas mueren por anualmente de sed, por la carencia de agua o por beber agua contaminada (más que en las guerras); para un 60% de la población el agua escasea. La OMS declara una cifra escalofriante: alrededor de unos 6.000 niños no llegan a cumplir los 5 años de vida.

 

La superficie del planeta esta cubierta de agua en un 70%. De ese porcentaje, el 97,5% del agua del planeta es salada, el 2,5% restante es dulce y está en proceso de perdida. De ese 2,5% restante, el 70% es utilizado para riego agrícola, el 10% sirve a la industria, entretenimientos, usos municipales y domésticos, con el resto se produce electricidad.

 

Lo irónico y paradójico del tema es que, los países del Cono Sur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) poseen una de las reservas de agua dulce más grandes del mundo (Acuífero Guaraní) de 1.190.000 km2 de extensión, capaz de abastecer a toda la humanidad (más de 6 mil millones de habitantes) durante los próximos 200 años a razón de 100 litros por habitante, por día; pese a lo cual alrededor de 77 millones de personas carecen de conexión en sus viviendas.

 

Entonces, el interrogante obligado es: Porque motivo millones de personas mueren de sed a diario? La respuesta es obvia.

 

Cabe traer a colación que, quienes tienen mayor responsabilidad de llevar adelante las políticas de protección de los recursos (los países desarrollados, como EE.UU), incumplen abiertamente -intencionalmente- con sus deberes, pues si bien poseen el know how y la tecnología necesaria para desplegar acciones positivas y evitar así la agresión del ambiente, eluden la suscripción de tratados y protocolos de protección del mismo (Ej: Kioto) que puedan comprometerlos frente al concierto mundial de países que integran el globo.

 

Casualmente son los mayores contaminantes del planeta. Se limitan solo a invertir ingentes sumas de dinero en el “estudio” del recurso para luego -en un futuro- pasar a apropiárselo, bajo pretextos harto conocidos (Seguridad Nacional, Terrorismo, “Irresponsabilidad” de los Estados dueños del recurso, entre otros.), toda vez que actualmente el agua vale mas que el petróleo.

 

Asimismo, las políticas de “ayuda” del Banco Mundial y del FMI están impulsando abiertamente la privatización de los servicios de agua en los países empobrecidos (creando monopolios y oligopolios), al incluirlos siempre entre las condiciones para sus préstamos.

 

Sumado a  ello, las catástrofes naturales que ocurren cada vez con mayor frecuencia, por acción indirecta del humano, (brvg. terremotos, tsunamis, inundaciones, derrumbes de tierra, etc.) y; las que se producen por su acción directa (derramamiento de petróleo y otros químicos a los océanos, contaminación por radiactividad -que no reconocen limites territoriales y temporales- etc.), inciden negativamente en el ambiente, en especial, sobre el recurso agua.

 

Se hace menester entonces que tanto los gobiernos, como cada uno de nosotros tomemos real dimensión de la cuestión y, protejamos con vehemencia el recurso tan preciado (actualmente denominado: “oro azul”), pues el agua, es necesaria para el desarrollo pleno de la salud y la vida no solo de los individuos, sino también de los animales y vegetales.

 

Se trata, sin ser apocalíptico con la expresión, de la supervivencia de la especie humana.

 

TOMEMOS CONCIENCIA ACERCA DE LA IMPORTANCIA QUE EL AGUA TIENE PARA NUESTRO PRESENTE Y FUTURO. CUIDEMOSLA

 

Vistas: 101

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Pese a la importancia de un recurso tan escaso como el agua dulce, seguimos destruyendo humedales, que brindan servicios ecológicos a toda la humanidad.  Entre los principales, figuran la depuración de aguas y la recarga de acuíferos, además de muchos otros, como refugio de biodiversidad, atenuación de inundaciones, mitigación y adaptación al cambio climático, etc.

Se están construyendo barrios cerrados en el Delta del Paraná, mosaico de humedales de importancia internacional, que no cumplen con la legislación ambiental vigente, destruyendo bosque nativo, privatizando vías navegables, alterando la normal dinámica del humedal,  y por lo tanto la provisión de los servicios antes mencionados.

 

Todo ello, pese a la recomendación del Defensor del Pueblo de la Nación y al compromiso firmado por los gobernadores de la provincia de Buenos Aires, de Entre Ríos y de Santa Fé, junto con la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, de implementar un plan integral para el Delta.

 

Se arman fideicomisos de inversión, que luego desaparecen, dejando el pasivo ambiental a cargo de los incautos compradores de terrenos, quienes creyendo que huyen de la inseguridad y van a mejorar su calidad de vida, no toman conciencia del estrago ambiental del que se tendrán que hacer cargo.

 

Todos hablan de desarrollo sustentable, pero muchos comprenden que para que sea sustentable, tienen que aunarse la protección ambiental, el desarrollo social y el crecimiento económico.  Si no se integran los tres, solamente será crecimiento económico para algunos, pero no desarrollo sustentable para todos.

 

 

 

Responder en Discusión

RSS

COVID-19

Insignia

Cargando…

Miembros

© 2020   Creada por Mariana Garcia Torres.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio