Sociedad Ambiental

Red Social Ambiental Iberoamericana

Por Laura Rocha, La Nación, publicado el dia 16 de junio de 2012.

Oportunidad. Esa es la palabra clave que atraviesa la cuarta Cumbre de la Tierra. Aunque a primera vista se vislumbra como un fracaso -uno más entre los encuentros que debaten sobre el desarrollo sostenible- no debe leerse, necesariamente, así.

En los hechos, las rondas previas de negociaciones que se desarrollan en la ciudad carioca no lograron destrabar los desencuentros entre los países en desarrollo y los desarrollados. Ayer, los comunicados oficiales de la ONU daban cuenta de que se había acordado apenas el 28% del documento final, que es lo mismo que decir que no hay acuerdo. Pero esto no es una noticia del todo nueva. El mundo se debate entre estas dos posiciones desde hace décadas. Sin embargo, América latina está hoy en otra posición. Y, especialmente, Brasil se encuentra en el centro de la escena mundial por el crecimiento sostenido que ha mostrado no sólo en materia ambiental, sino también social y política.

Los países desarrollados tienen hoy otra realidad; atraviesan una brutal crisis económica y son los que impulsan uno de los cambios más resistidos respecto de la acción humana sobre el planeta. Se trata de la instrumentación de la denominada "economía verde". Esta iniciativa surgió como alternativa a la llamada "economía marrón", de altas emisiones de gases de efecto invernadero y como complemento del desarrollo sostenible. Sin embargo, no queda claro cómo se define el concepto.

Para los emergentes, los nucleados en el G-77 más China (entre los que están Brasil e India), la economía verde apunta a que los países desarrollados lideren los modelos de consumo y producción. Las potencias desarrolladas, en tanto, no acuerdan con la propuesta de crear un fondo de 30.000 millones de dólares anuales para financiar proyectos de desarrollo sostenible, entre 2013 y 2018, en los emergentes. El otro foco de conflicto es la posible creación de una agencia internacional que tendría el poder de policía para hacer cumplir indicadores que los países interpretan como la antesala a restricciones comerciales.

Las ausencias de líderes mundiales de la talla de Angela Merkel y David Cameron son datos que también se utilizan al hablar en detrimento de la cumbre. Sin embargo, la asistencia de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, abre una nueva esperanza. También lo es la asistencia de las más de 18.000 ONG que asistirán al encuentro y los temas que se debatirán. Por primera vez se hablará sobre los océanos; también habrá discusiones sobre gobernanza mundial e igualdad de género. Aunque no haya un documento final consensuado hay algo que queda claro: el mundo necesita de una decisión que cambie el rumbo. Y que las soluciones que se han mostrado hasta el momento no funcionaron. Río+20 puede ser la oportunidad para empezar a transitar un camino diferente.

Vistas: 61

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Sociedad Ambiental para agregar comentarios!

Únete a Sociedad Ambiental

© 2019   Creada por Mariana Garcia Torres.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio