Sociedad Ambiental

Red Social Ambiental Iberoamericana

Ojalá brindemos por un ambiente sano en cada aniversario.

 

 

Todos los 5 de Junio desde 1973 se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente[1]. La denominación de “mundial” nos llama a ciertas reflexiones. Es interesante ver cómo en estas fechas emblemáticas, y mas desde comienzo de este milenio, por la difusión masiva y sin fronteras que permiten las nuevas tecnologías y la web 2.0, la expansión se traslada a casi toda la ciudadanía. La paradoja en este aspecto, es que los habitantes de los distintos Estados toman una mayor conciencia sobre los cuidados al medio ambiente y de los actuales problemas que lo aquejan como los impactos del cambio climático, la discusión sobre el uso de la energía nuclear, el uso racional de los recursos hídricos frente a la escasez de agua en muchos puntos del Planeta, el derretimiento de los glaciares, la desertificación y el inadecuado ordenamiento territorial, entre otros. Pero, del otro lado, muchas veces vemos que las autoridades responsables aun no han llevado a la agenda política de los Estados el tema. Pocos son los países que consideran al ambiente como pilar indiscutible dentro de las políticas públicas. Aunque, en las agendas locales y regionales se ve un compromiso mayor hacia la agenda verde, aunque en materia de asignación de recursos económicos o presupuestarios no se refleja. Incluso, desde la justicia se aplauden los decisorios en pos de la tutela judicial del ambiente colectivo.

Estamos ante la necesidad irreductible de un cambio en el paradigma económico. Cuidar el ambiente hoy ya no es sinónimo solo de desarrollo, al contrario, es poner todas las capacidades en pensar un nuevo modelo, que proteja los ecosistemas para las generaciones presentes y futuras. América Latina, sin dudas, se ve afectada de manera directa ante estas circunstancias, porque su progreso hoy esta condicionado a esta dicotomía entre desarrollo y ambientalismo. Y es aquí en donde se plantea el mayor desafío.  No es descabellado pensar, que desde estas tierras es desde donde puede surgir ese nuevo paradigma, en donde los Estados se comprometan a no dejar de lado su crecimiento, pero hacerlo de manera sustentable y responder frente a sus inacciones de modo consecuente.

Las fechas que se festejan a nivel mundial, como la de nuestro ambiente, deben dejar de ser meros recordatorios y pasar a ser los motores que trasladen las peticiones a las autoridades a ese cambio que necesitamos. Estamos a 364 días de la próxima cumbre de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, Río + 20, donde deberán superarse los acuerdos logrados en 1992, abriendo la puerta a la economía verde y a los servicios y tasas ambientales. Breguemos para que todos los Estados partes, dejen de lado las mezquindades y empiecen a pensar de forma mundial y regional, sin perder de vista la soberanía de sus recursos naturales.
Así, podremos alguna vez brindar por un ambiente feliz en cada aniversario.



[1] Establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, en su Resolución 2994 (XXVII) del 15 de diciembre de 1972 con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo (Suecia).

Vistas: 265

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Sociedad Ambiental para agregar comentarios!

Únete a Sociedad Ambiental

Comentario de Valentín Héctor Lorences el junio 16, 2011 a las 4:44pm

Estoy totalmente de acuerdo con los conceptos de Mariana, pero además quiero adicionarle una condición más que es el hecho puntual de expresar que ya hemos recorrido el largo camino de la declamación de aquéllos legendarios "Locos Verdes", que conseguimos consensos, instrumentos y declaraciones internacionales, leyes de presupuestos mínimos, leyes locales, ordenanzas, intimaciones administrativas y un sinfín de compromisos, pero creo que ha llegado el tiempo de traducir todo eso que TODOS CONOCEMOS en hechos concretos.

Debemos dejar de barrer abajo de la alfombra por cuanto esta no aguanta más y realizar actividades productivas en favor del ambiente.

Si la Corte en el caso Mendoza, por una simple mediación pudo comenzar a mover la cuestión, me pregunto ¿qué nos inhibe a comenzar a restaurar el ambiente en nuestras actividades cotidianas?, ¿qué le impide al municipio de tu barrio intimar, sancionar y llegado el caso sancionar a los contaminadores?.

La respuesta es obvia, NADA, depende de una decisión, antes se creía que primero era la necesidad, después la norma y por último la acción.

Hoy es el día, hoy, y cuando digo hoy es YA MISMO, ES EL MOMENTO PARA COMENZAR A TRANSFORMAR NUESTRAS CONDUCTAS Y A OBLIGAR A QUE LAS AUTORIDADES ACTÚEN EN CONSECUENCIA.

En un tiempo electoral como el actual exijamos la inclusión de la cuestión ambiental en todas las plataformas, no nos dejemos llevar por propagandas o por avisos o simpatías, ya que hasta ahora lo hicimos así, y así nos fue.

Exijamos un compromiso ambiental concreto desde el más alto cargo hasta el más modesto concejal en materia ambiental y así luego podemos ir y tocarles el timbre y denunciarlos.

El ambiente no puede esperar, nosotros tampoco, un cordial saludo para todos.    

© 2019   Creada por Mariana Garcia Torres.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio