Sociedad Ambiental

Red Social Ambiental Iberoamericana

Piden a la presidenta que intervenga frente a la violencia contra los Qom

Ciudadanos de todo el país suman su adhesión una carta que será enviada a la presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández a fin de pedir su intervención en los hechos de represión y muerte de ciudadanos argentinos miembros del Pueblo Qom.

La carta -que se difunde por medios electrónicos para recibir nuevas firmas de apoyo- surge a partir de los hechos de dominio público producido en los últimos tiempos y en los que resultaron muertos miembros del Pueblo Qom de las provincias de Chaco y Formosa.

Las adhesiones se reciben hasta este viernes, 25 de enero, y se debe enviar nombre, DNI, ocupación, pertenencia o agrupación, lugar al correo gabicolombina@yahoo.com.ar

Hasta el momento no fueron investigados satisfactoriamente y entre los casos se mencionan el de Roberto López, muerto en la represión policial del 23 de noviembre de 2010 a la comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera), Formosa. Mario López, dirigente pilagá de Colonia Alberdi y delegado del MoCaFor que se dirigía al día siguiente a expresar su solidaridad con Potae Napocna Navogoh, muerto tras ser atropellado por un policía. Alberto Galván, jornalero qom perteneciente a la comunidad Paraje El Colchón, cercana a Villa Río Bermejito, Chaco, asesinado a tiros y arrojado a las pirañas el 21 de enero de 2011. Mártires López, dirigente de la Unión Campesina, muerto el 14 de junio de 2011 en circunstancias dudosas, luego de ser atropellado dos días antes por un vehículo mientras circulaba en su moto por la ruta en Libertador General San Martín, Chaco. Celestina Jara y su nieta Natalia Lila Coyipe de 11 meses, también miembros de Potae Napocna Navogoh, muertas el 10 de diciembre de 2012 tras ser atropelladas por un gendarme quien no sólo no las auxilió sino que junto con sus acompañantes golpeó a Ricardo Coyipe, dirigente Qom y esposo de Celestina, para impedir que, aun estando malherido, les prestara ayuda. Imer Flores, de 12 años, miembro de la comunidad Qompi Naqona’a de Villa Río Bermejito, Chaco, asesinado a golpes por una patota el 5 de enero de 2013. Daniel Asijak, 16 años, sobrino del qarashe Félix Díaz de La Primavera, muerto en circunstancias dudosas mientras circulaba por la ruta en su moto, el 9 de enero de 2013.

En la misiva se sostiene que todas esas muertes se dieron en circunstancias dudosas, o asesinados y tres de ellos eran niños. A lo anterior se agregan heridos graves no fallecidos, las amenazas verbales y ataques permanentes que sufren los miembros de estas comunidades, la quema sistemática de sus documentos y pertenencias, y otras acciones destinadas a atemorizar y a potenciar la impunidad de los criminales.

El reclamo

Por todo esto, expresa la carta, “Si bien no ignoramos la complejidad y antigüedad de la situación, reclamamos hoy al gobierno nacional y a los provinciales la implementación de medidas urgentes y decididas para: *Utilizar todos los elementos a su alcance para que se haga justicia, en todos estos casos; incluyendo que se adopten medidas de reparación concreta y simbólica y que se garantice el trato debidamente respetuoso hacia sus dirigentes. La reparación debe partir del reconocimiento del genocidio histórico cometido contra los Pueblos Originarios, cuyas consecuencias se prolongan hasta nuestros días.

*Intervenir en la estructura sociopolítica y socioeconómica en la que se insertan las comunidades, dado que está comprobada la relación entre la promoción de los agronegocios, la explotación minera y petrolera, las concesiones inmobiliarias y turísticas, etc. y el incremento de la violencia contra los Pueblos Originarios. Frente a esto, existe legislación suficiente que dispone la consulta previa a estos Pueblos, a través de sus autoridades tradicionales, toda vez que se propongan planes de estas características que afecten sus territorios. El gobierno nacional, así como los provinciales, tienen la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de la Constitución así como del Convenio 169 de OIT, entre otros acuerdos internacionales a los que la Nación adhiere, como un paso inicial en la evitación de la violencia económica y social.

*Intervenir en el contexto social para disminuir las acciones y discursos racistas, especialmente en los medios de comunicación, en la formación de las fuerzas de seguridad y en las expresiones de los representantes políticos, pues es imperioso reemplazar las ideas de superioridad racial y limpieza étnica que todavía perviven, por una pedagogía respetuosa de los derechos humanos y la vida.

*Por último, es urgente y necesario que el Gobierno Nacional condene moral y públicamente estos hechos aberrantes, para que no se repitan Nunca Más. Para comenzar a revertir la violencia hist órica y garantizar, en el marco de un Estado pluricultural, una política de Derechos Humanos que asuma, en relación con los Pueblos Indígenas, su responsabilidad en la búsqueda permanente de verdad y justicia.


Fuente: Diario Norte

Vistas: 27

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Sociedad Ambiental para agregar comentarios!

Únete a Sociedad Ambiental

© 2017   Creada por Mariana Garcia Torres.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio